Combate mortal y nos vemos mañana.

princesss

A veces no somos conscientes del privilegio que supone tener un pedazo de plástico que confirme que somos legales.

Ningún ser humano es ilegal, esa es la premisa de la que partimos y con la que contamos ¿verdad? pues la realidad es bien distinta.  El privilegio de libre circulación, el estar “documentado”, el poder respirar más o menos tranquila si te piden el DNI, el poder asistir a cualquier evento con la certeza de que vas a poder acceder… Qué fácil es no pensar en ello cuando lo tenemos asumido y qué chocante resulta el ver que en el mundo real las cosas no son tan sencillas.

En Octubre hubo un concierto, un concierto de Princess Nokia, una artista negra, latina en diáspora, activista, feminista, vamos, un icono para muchas, en Madrid y como era de esperar acudimos en manada para disfrutar de ello. La idea era estar todas juntas, compartir, sentir la hermandad y gritar las letras de las canciones mientras movíamos el culo en primera fila, una primera fila llena de negras felices y empoderadas que se habían reunido después de meses contando los días y habían llegado de diferentes ciudades solo para el evento. ¿Qué podría fallar ahí?

Normalmente, cuando compras una entrada para un evento y cumples los requisitos de edad y toda esa burocracia se supone que te ganas el acceso al lugar donde se llevará a cabo sin complicaciones. Normalmente las cosas van así pero no todas somos blancas con papeles y si se te cruza por delante el enemigo todo se complica en un segundo. Lo que nos pasó aquél día es digno de contar; para resumir, a una compañera le denegaron el acceso a la sala por racismo institucional y por el racismo y la soberbia de los propios seguratas del local y obviamente al ver que esto estropeaba la idea que teníamos de lo que sería ese día decidimos no quedarnos de brazos cruzados y aceptarlo de buenas a primeras. ¿Qué se puede hacer en esas situaciones? Sinceramente no teníamos ni idea pero decidimos que si hacía falta mover el cielo y la Tierra (y cancelar el concierto de paso) para que nuestra compañera entrara lo haríamos sin dudarlo.

Leer más “Combate mortal y nos vemos mañana.”

Anuncios

Un encuentro con Angela Davis “Los cuidados son importantes”

angeladavisbcn

Hace no mucho en España tuvimos el honor de recibir a una figura tan importante como Angela Davis. Muchos dirían que es una vieja gloria, pero prefiero que llamarla leyenda viva, porque a pesar de sus 73 años (muy bien llevados, todo hay que decirlo) ella sigue imparable a la hora de denunciar situaciones de injusticia y de señalar a los cupables.

A pesar de la falta de recursos de algunes de nosotres ello no impidió que muches invirtieramos lo poco que teníamos para poder ir a verla en persona a Barcelona. Ver a alguien como Angela Davis en persona es sin duda algo absolutamente inspirador, ya que no solo es un referente como feminista y activista, sino que es una mujer negra empoderada que dejó claro que defiende un FEMINISMO INTERSECCIONAL. Fue una charla ciertamente iluminadora, abarcó muchísimos temas, desde la independencia de Cataluña hasta los movimientos por los derechos civiles, todo ello acompañado por encantadores sorbos de té bajo los focos.

 

Barcelona .Activista Angela Davis photocall al pati de les dones del del CCCB. Montealegre 5 Barcelona

Al final de su charla en el CCCB pude acercarme a ella y preguntarle “¿De dónde sacas fuerzas para levantarte todos los días después de tantos años y seguir luchando?”. Ella de manera cercana y cordial dejó 2 puntos muy claros ORGANIZACIÓN y CUIDADOS, expuso que ella a pesar de todo, también se cansa, cosa que es difícil de asimilar viendo su larga carrera de activista (más de 50 años), pero que ante todo lo importante es cuidarse, es decir, que de vez en cuando también se dedicaba tiempo, pero estos cuidados no se aplican solo a una misma se aplica también a la gente con la que estás en la lucha, tienen que ser cuidados personales y colectivos, marcó esto como prioritario pero en la lucha hay otro punto importante SABER ORGANIZARSE, ella quiso dejar claro que el entusiasmo y la fuerza son algo muy ventajoso, sobretodo para esta juventud que se está levantando, pero hay que saber enfocar la fuerza en algo para que sea productivo y de resultados.

Tener la oportunidad de ver y escuchar a Angela Davis en persona ha sido una experiencia tan increíble que solo la supera el hecho de tener a mis flores conmigo acompañándome en ese momento, porque vivir eso fue maravilloso pero poder recordarlo con tus hermanes negres ya es transcendental. No dudéis que de camino a Madrid grabé muy bien sus palabras en mi cabeza porque cuando las fuerzas te abandonan y ya no puedes levantarte más es bueno saber que siempre habrá una mano amigue dispuesta a ayudarte y a cuidar de ti.

angela-davis-900x445
Angela Yvonne Davis es una filósofa, política marxista, activista afroamericana y profesora del Departamento de Historia de la Conciencia en la Universidad de California en Santa Cruz, Estados Unidos. 

 

Podéis ver la conferencia de Angela Davis aquí

Ser una mujer negra en una Cataluña independiente

20151109-232939-84579556

Soy mujer, hija de inmigrantes, catalana, inmigrante, de izquierdas, muy de
izquierdas y negra, sobretodo negra.
El 1 de octubre de 2017 fui a votar, protegí una escuela electoral, y sí, VOTÉ. Muchas veces me he preguntado si realmente habrá un cambio y si es que lo hay, si beneficia a los grupos minoritarios y oprimidos de los que formo parte. Sinceramente, en mi cabeza tengo varias respuestas, que varían según la perspectiva:
Al ser de izquierdas, considero que es deber defender el derecho de autodeterminación. Más allá de del “sí” o del “no”, conociendo la situación política de España, me atrevería incluso a hablar de que se trata de un acto de antifascismo viendo las armas que el gobierno español está usando.
Por otro lado, como persona negra, inmigrante e hija de inmigrantes, no voy a afirmar que en Cataluña no haya racismo, todo lo contrario, existe. Llevo sufriendo racismo desde que nací y el mismo partido que promueve la independencia (PdeCat) es un partido que perpetua la existencia de este, así que podemos preguntarnos ¿Qué será de las personas indocumentadas? ¿Y las de los CIES?.

El Artículo 7 de la Transitoriedad jurídica no nos responde. Pese a ser algo que no convence parece que la situación de las personas racializadas no va a cambiar a pesar de lo que pueda suceder; por lo que considero que no podemos escudarnos en el : “Todo seguirá igual y por eso no voy a hacer nada”, porque por esa misma regla de 3 todo el activismo que se ha llevado a cabo habrá sido en vano. No podemos vivir idealizando que lo que vaya a ser la República catalana será mucho mejor que cualquier otro rincón del mundo porque el problema radica de algo mucho más grande: el sistema.
Básicamente porque vivimos en una sociedad en la que prima la supremacía blanca, sí que es objetivamente cierto que las opresiones no se van a terminar de la noche a la mañana cuando Cataluña sea una República, pero considero que cualquier persona con consciencia de clase y que conozca las opresiones debería aprovechar esta situación.

El conformismo de “No nos beneficia” no justifica nada y consolida el discurso de no
considerarnos como sujetos políticos, metiéndonos a todos en “el mismo saco” sin conciencia política basándose en el “nada cambiaría”.
Dentro de mí existe un conflicto sobre si realmente nos beneficia la independencia, pero siendo utópica, confío en que el hecho de construir algo nuevo (entendiendo “nuevo” como algo mejor que pueda garantizar el progreso de la sociedad catalana) ayude aunque sea un poco a construir un lugar en el que la misoginia, la lgtbfobia y el racismo, aunque no vayan a desaparecer, empiecen a visibilizarse como opresiones que son.

Porque si creo en la República es porque para mí es construir algo nuevo en lo que todos
podamos aportar algo puede ser algo muy positivo.

Hablar sobre enfermedades mentales dentro y fuera de la comunidad negra

Hablaré de mi propia experiencia.

Llevo especialmente desde los 16 años con necesidad de ir a un psicólogo pero por varios factores externos como la percepción de las enfermedades mentales dentro y fuera de la comunidad (que parece ser que hay como una cierta tendencia a pensar que la población negra no sufre este tipo de enfermedades) y por la falta de medios económicos han hecho que yo todavía no esté preparada para hablar de ello.

mental.png

Por una parte dentro de nuestra comunidad, nos han hecho creer que todo lo que sufrimos o lo que tenga que ver con nuestros sentimientos son parte de la vida, y no tanto como que la propia sociedad racista, nos somete a este tipo de situaciones que a la larga nos privan de tener una salud mental adecuada. Yo misma he escuchado cosas del tipo:
– ¿Como va a tener anorexia si esas cosas no son cosas de negros?

-Esas enfermedades son de Blancos.

-Los negros no tenemos esas cosas.

– Sufre y llora en silencio.

1 de cada 3 personas negras del reino unido sufrirán depresión a lo largo de su vida. Pero probablemente un porcentaje alto de estos no irá a diagnosticarse porque como dije antes, es por el estigma de ellas dentro de la comunidad y por la desaprobación de los blancos. En USA, la población negra tiene 20% más de posibilidades de tener una enfermedad mental que la blanca.

¿Y porque todo esto? ¿Porqué estas cifras tan grandes?

Porque siendo negra nunca vas a ser lo suficiente buena en nada (y si lo eres, te van a sacar la race card por la cara, ignorando lo muchísimo que te hayas esforzado). Siendo negra, tendrás todavía más presión de cumplir los cánones de belleza, y si no se acerca a los cánones eurocentristas, tranquila que te tienes que convertir en el cánon estereotipado de la típica mujer negra.

 

Siendo negra, siempre vas a tener que escuchar un no. Escucharas ese NO, probablemente desde los 3 años, cuando tus compañeros del cole se niegue a jugar contigo porque eres distinta a ellos, porque eres NEGRA. Escucharas ese NO, cuando el chico que te guste rechace salir contigo, porque eres NEGRA. Siendo mujer y negra, vas a tener que trabajar todavía más que tus otras compañeras blancas

Black-Mental-health-900x675

Este y miles de ejemplos más, pueden acabarse convirtiendo en una bomba atómica que en cualquier momento, se acaben estallando en forma de ansiedad, depresión, TCA, Trauma post-traumático y miles de etcs que probablemente no se vayan a diagnosticar.

 

 

 

Ahora hablare del otro bando, el bando de las personas no negras. Desde fuera, piensan:

– Si está enfadada, es porqué es negra, porque como ya sabéis, estos están siempre con ataques de ira o histéricos.

No piensan que sea algo relacionado con un trastorno de bipolaridad, TDA o etc

– Si está triste es porqué seguro que la dijeron algo que le ofendió, pero que en realidad no es taaan malo, pero ya se le pasará.

Tal vez tenga una depresión y lo único que estáis haciendo es hundirla más.

– Si habla poco, es un negro atípico, raro.

Talvez tenga autismo, pero obviamente la gente no se imagina que una persona PoC, sobre todo negra, pueda tener autismo

Dentro del plano sanitario, reforzado por con lo social… También ocurre tanto de lo mismo. El hecho de que la persona negra, sea negra, hace que no te tomen 100% en serio.
Te preguntan más de dos veces por lo que haces, preguntan un montón de veces por tu entorno familiar (recayendo aquí en lo esterotipos de que las familias africanas están atrasadas, locas y por tanto no tienen los mismos conocimientos) y un montón de circunstancias que una persona negra tiene que lidiar si su psicólogo es un tremendo racista. Si es esto, si es lo otro, pero muchos de estos aspectos se ignoran apenas sin evaluar las razones ni mucho menos las consecuencias que vayan a tener para el individuo. La sociedad colonialista y eurocentrista ha minado nuestra salud física y sobre todo mental. Ha minado durante siglos nuestra percepción de la vida, nuestras capacidadades e incluso nuestras personalidades. No hay dinero que valga para devolvernos la dignidad.
Lo curioso de todo esto es que durante los siglos XVIII y sobre todo XIX, los blancos usaban a la población negra como ratas de laboratorio para detectar infecciones, enfermedades, SOBRE TODO mentales (podría hablar un montón sobre esto), pero ahora en pleno siglo XXI se nos siguen ignorando e invisibilizando por completo en este ámbito, siendo los grupos racializados los más afectados en este aspecto.

Hipocresía me dicen por el pinganillo

Fuentes:

https://minorityhealth.hhs.gov/omh/browse.aspx?lvl=4&lvlid=24

Marina

Hoy nos sentamos a charlar con Marina. Una joven estudiante de Diseño de Moda que nació hace 18 años en Madrid.

Marina EFAE 20170309_120447
Mercedes-Benz Madrid Fashion Week

Hola Marina, cuentanos, ¿por qué decidiste estudiar Diseño de Moda? Elegir la carrera universitaria que quería hacer no fue fácil. Por una parte tuve la presión del instituto a cursar ciencias sociales, ya que estaba especializado en esta rama y además siempre se ha dicho que es la que más salidas laborales tiene. Por otra parte, algo dentro de mí siempre me ha dicho que he de hacer algo que me apasione, que haga desarrollar mi creatividad y, al fin y al cabo, que me haga sentir viva. Desde muy pequeña, me pasaba el tiempo libre haciendo bocetos de figurines y diseñando ropa a mis muñecas, la cual confeccionaba mi abuela. A pesar de que mi madre tenía miedo de que la moda no tuviera salidas, sabía que era lo mío. Gracias a ella, ahora puedo permitirme estudiar lo que siempre he soñado.

Dicen del mundo de la moda que es un lugar esteriotipado y clasista. ¿Hablamos de mitos o de realidades?
El hecho de que mi universidad sea una de las pocas con un grado oficial universitario en Madrid, tiene por consecuencia el ser privada. Esto hace un poco difícil el acceso, y no por las pruebas sino porque no muchos tienen el poder adquisitivo suficiente como para poder costeárselo. Una gran mayoría de lxs matriculadxs vienen de familias adineradas, y, quieras que no, tienen la mente un tanto cerrada. Sin embargo, hay otrxs con lxs que me siento identificada en ciertos aspectos, ya que al igual que yo viven experiencias desde el punto de vista de lx oprimidx, y es mucho más fácil debatir sobre temas sociales.

¿A qué sector quisieras dedicarte especialmente?
Aún no tengo claro en que me gustaría especializarme, puesto que acabo de empezar. Sin embargo, como he dicho antes, siempre me ha gustado dibujo artístico, así que seguramente me especializaría en el sector creativo, me adentraría más en la parte de ilustración de moda. Aunque, también me parece interesante el sector de confección y patronaje, porque por mucho que me imagine una prenda nunca sabré si será útil hasta que la lleve a la práctica. En cualquier caso, me gustaría que a través de mis diseños manifieste problemas sociales, como es la discriminación.

C0ZI-BtWIAAU-fw.jpg
“I’m not here for you to sexualize me” (“No estoy aquí para que me sexualices”), Protipo O/I 17, Gomes Marina.

¿Cómo te ves de aquí a siete años?
De aquí a siete años espero haber acabado la carrera de diseño de moda. A partir de ahí, me gustaría sacar mi primera colección al mercado; sino, me encantaría trabajar junto a diseñadores como Martine Rose, Fenty o DKNY por ejemplo, pero esto sería algo muy idealizado. Siendo realistas, iría haciendo proyectos mezclando, tres aspectos que me llaman mucho la atención, la comunicación audiovisual, la música y la moda. Es decir, haría alguna que otra fashion film. Si esto último sale bien, me arriesgaría y abriría una tienda online con las prendas que fuera diseñando.

IMG_20170309_120503_902
Autoretrato

¿Te has encontrado ante algún estereotipo por tu condición racial en las aulas?
Sí, no personalmente pero si que he visto este estereotipo de mujer negra en la universidad. Me acuerdo que a principios de curso en las actividades extra escolares nos visitó un estudiante de animación, que ya había acabado la carrera, y nos puso una de sus películas. Al principio de la película se veía a una mujer negra prácticamente desnuda, excepto por una falda de plátanos, que luego era devorada por el público masculino de la escena. Me dio mucha rabia, impotencia e al ver cómo sexualizaban, animalizaban y humorizaban la situación.

¿De qué manera crees que tu presencia empodera a otres persones racializades en una institución universitaria?
Al ser la única negra, que actualmente se encuentra estudiando en esta universidad, creo que incita a otras mujeres y hombres racializadxs (en especial de la comunidad negra) a que luchen por lo que quieren llegar a ser, a que se digan a si mismxs que también pueden, a que sigan teniendo esperanza en vivir lo soñado.

Tus raíces están en Guinea Bissau. ¿Un consejo para todes eses chiques racializades que se están preparando para la Prueba de Acesso a la Universidad?
“Creer es poder”. Y se lo difícil que es creer cuando te ves envuelto en una educación etnocentrista, en la que no se enseñan referentes racializadxs y todo está vinculado a lo occidental. Y no solo eso, un constante recordatorio por parte del alumnado y profesorado de que simplemente por el hecho de ser racializadx no vas a llegar a nada en esta vida. Además de que hoy en día la educación no pone interés en que aprendas, sino en que memorices. Pero yo creo en todxs vosotrxs, ¿si yo pude porque vosotrxs no? ¡Mucha fuerza y ánimo!

Marina está sonriendo. Siempre lo hace. Quizá por eso sea un referente para nosotres. Además de su formación académica y su lucha imparable por conseguir sus metas, siempre regala sonrisas y abrazos.

CUANDO TU CULTURA ES POCO PROFESIONAL

(Foto: Nadine Ijewere)

Siglos, cientos de años, horas de trenzado, lavado, anudado, tejer, lavado telas, enhebradas cuentas, quemaduras y olor a frutas, tirones de tu madre y alivio despues de los bantus, color.
Todo esto, todo lo que te forma como ente, como ser; cúmulo de energías andante, durmiente y sintiente. Los pañuelos que se pone tu madre para ir a la boda de una compañera, que aprendió de su madre, tu abuela, y que ahora te hace a ti; el collar que te protege del mal de ojo que te regaló tu tía, ese tan grande; tu afro, el que te ha costado cuidar y mimar para que llegue a ese espesor; o tus trenzas, con las que llevas unos meses, porque tu afro aun no es lo grande que te gustaría.
Todo lo que te define, cientos de años de cultura, las caricias de tu abuela, la protección, se convierten en inconvenientes fuera de las puertas de tu casa, fuera de tu país.
Años de tradición, religión, se deben evaporar si quieres comer. Son poco profesionales, te dicen. Debes dejar de ser tu, olvidar  siglos, cientos de años, horas de trenzado, lavado, anudado, tejer, lavado telas, enhebradas cuentas, quemaduras y olor a frutas, tirones de tu madre y alivio despues de los bantus, color; ser otro ente, que no corresponde con tu Ser, porque molesta, incomoda. Convertirte en algo frío y neutro. Tus conocimientos, talento, son eclipsado por el pañuelo que llevas, tus pulseras y tus modificaciones corporales. Tu cultura les eclipsa el raciocinio.
Para poder comer tienes que olvidar tu cultura, lo que te define, lo que define a tu madre y abuela. Las canciones, los colores y los sabores. Silenciar las voces de tus raíces. Las cenizas y el fuego se deben apagar.

Dejar de ser para ser ellos.
No queremos comer entonces.

“El amor es tan poderoso, es como las flores que no se ven bajo nuestros pies cuando caminamos” 

Bessie Head


¡Te equivocas con nuestra sexualidad!

2e41cf8aa2c111ab82b69b7af12d702f

YOU HAVE THOSE DSL lips — DICK-SUCKING LIPS.

Así los llamó, labios de chupar-pollas.

Un día, un chico blanco se giró hacia Lexy en la cafetería del instituto declarando que tenía unos labios impresionantes para blow jobs. Lexy, tenía 13 años, era una de las pocas chicas negras en una instituto de blancos, aún así fue consciente: “El nunca diría algo así a ninguna de las chicas blancas de la mesa, pero aún así creyó que sí podía dirigirse a mi y a mis labios”. Se dio cuenta, así como muchas afroamericanas, que ser negra y mujer a menudo te etiquetaba como sobresexualizada… aún que estuviera muy lejos de la verdad.

Toda mujer debe lidiar con preceptos anticuados como que “las buenas chicas no duermen fuera de casa”, pero de las mujeres negras, sin importar “cuan buenas son” se espera que estén siempre listas para apuntarse a tener sexo. Después de todo nuestros labios jugosos y caderas gruesas deben significar algo… ¿verdad?

Actualmente en occidente, las mujeres negras han sido marcadas gratuitamente como “sirenas hambrientas de sexo”, lejos de lo que se percibe de las mujeres blancas: pureza inherente. Ese mito de Jezebel muestra como estamos consideradas aún hoy.

¿Bajos el numero de matrimonios negros? ¿Para qué comprar la vaca si puedes tener la leche gratis?

¿Embarazos adolescentes? Bill O’Reilly sugirió que era culpa de Beyoncé.

¿Twerking? Culos negros que echaron a perder a Hannah Montana. Y hablando de Miley, mientras que sus sesiones de fotos desnudas y su exploración sexual son vistos como ejemplos de reivindicación feminista, la brujería “sufbort” de Beyoncé es un simple caramelo para los ojos.

La suposición de que las mujeres negras son unas salvajes en la cama es profunda, viniendo en parte de la era prebélica, cuando las mujeres esclavizadas eran rutinariamente sujetas a la violencia sexual y los propietarios blancos de las plantaciones trataron de justificarla.

Siglos después, la sexualidad femenina negra sigue siendo una fuente de pánico moral porque el cambio requiere mucho tiempo, y los estereotipos – especialmente los arraigados – son difíciles de destruir.

 

“Constantemente nos ven como las mujeres hipersexuales, irresponsables y fuera de control que crean estragos con nuestras sexualidades”, dice Mireille Miller-Young, profesora adjunta de estudios feministas en la Universidad de California (Santa Bárbara) y autora de A gusto para el azúcar moreno: Mujeres negras en la pornografía. “La gente piensa que tenemos demasiados hijos o somos demasiado promiscuas para el matrimonio, somos vistas como criminales sexuales.

Esto puede ser en parte la razón por la que, en muchas ciudades americanas, las mujeres negras son más fácilmente arrestadas por prostitución que las mujeres de cualquier otra raza.

Nuestra sexualidad se ve como un problema, algo que nos lleva a dificultades”, dice Miller-Young. Y mientras la mujeres negras tiene más posibilidades de ser violadas que nuestras compañeras blancas, según un estudio reciente también somos a las que menos se las cree tras denunciarlo. Solo hace falta ver las victimas del Oficial de policía de la ciudad de Oklahoma, Daniel Holtzclaw, un hombre que fue condenado por dieciocho cargos de violación y agresiones sexuales a mujeres, que declaró estar seguro que las mujeres no iban a ser creídas por haber tenido, en su mayoría, problemas con la ley y ser negras.

Así que ¿Cómo crees que es la emancipación sexual cuando la sociedad asume que eres hipersexual?

Desafortunadamente, muchas de las personas creen que la respuesta es que las mujeres negras escondan su sexualidad, demostrando que podemos estar tan dominadas en 2016 como las mujeres blancas lo estaban en 1816.

Este mensaje esta reforzado en las lecciones de muchas iglesias negras, que a través de el legado del miedo por la amenaza del VIH/ETS en las comunidades negras y en una cultura del Hip-Hop obsesionada con cazar “hos” (guarrillas) y “THOTs”  (acrónimo de “esa guarrilla de ahí”)

Pero aplastar nuestra sexualidad no nos permite a las mujeres negras tener el control. En realidad, hace que muchas mujeres sufran con sus deseos naturales y eso, da asco.

“Cuando estaba creciendo me enseñaron que el sexo era algo con lo que tienes que lidiar cuando te casas y hasta entonces tienes que mantener las piernas cerradas” dice Lexy, la cual trabaja para el gobierno y sigue viviendo en la pequeña ciudad del Sur en la que se crió. “Y mientras que no debería tener sexo con ningún chico hasta que me pusisera un anillo, definitivamente jamás debería acostarme con una chica” Entendido, excepto porque Lexy se identifica como queer y a los 24 años aún no ha tenido sexo. “Sigo sintiendo vergüenza por permitirme a mí misma el ser bisexual, a pesar de que me considero una feminista con un enfoque positivo respecto al sexo. Me dijeron que no fuera sexy y yo internalicé eso. Ojalá alguien me hubiera dicho que está bien recibir placer, o masturbarme. Duele un poco el no haber tenido eso” Admite.

“Mis amigos negros me decían que mantuviera el contador bajo” dice Ebony, 27 “Aprendí que si me estaba liando con un tío no se debería ser agresiva o experimental” Que pareciera que me gustaba mucho el sexo era visto como “cosa de blancas”. Estos mensajes le crearon un conflicto “Me pregunto si soy una mala persona o me merezco menos amor que el resto por querer tener sexo y disfrutarlo”

Además, es duro el admitir que los mensajes que les han dado a las chicas y mujeres negras difieren de aquellos que les dieron a chicos y hombres negros, quienes, como todos los hombres, son usualmente empujados a ser sexualmente insaciables para probar su masculinidad.

Los hombres negros (como los amigos de Ebony) juegan un rol importante a la hora de reforzar ideas restrictivas sobre la sexualidad femenina de las mujeres negras. De hecho, animar a las mujeres negras a obviar su sexualidad es un pasatiempo para celebrities  negros.

Tyrese Gibson, actor de Fast & Furious en 2014, y con una gran base de fans de mujeres negras, utilizó YouTube para decirle a las chicas solitarias de San Valentín que “La mayoría de las zorras y tías guarras del montón nunca están sin un hombre” Para Tyrese, estar sola (y no tener sexo) significa que una mujer se respeta a sí misma y ama a Jesús y sobre todo no se está “regalando” a cualquier Tom, Dick o Malik, que Dios lo impida.

Conozco a muchísimos chicos que tienen la costumbre de sermonear a mujeres sobre los peligros de Jezebel por allá en los 80’s, cuando crecía en Gary, Indiana. Además, esas advertencias estaban en todas as canciones de radio de Hip-Hop. Ser una “slutty ass ho” podría hacer que te matara, según N.W.A. De todas formas, me sentí afortunada de que mientras que escuchaba todos esos mensajes anti-sexo ninguno vino por parte de mis padres. De hecho, mis padres me dijeron poco sobre el sexo, pero tampoco usaron nunca un lenguaje slut-shaming  y no hicieron nada para parar mi afición por los sujetadores caros y sexys.

Sospecho que algunas de mis hermanas blancas se ven reflejadas en lo que estoy describiendo, y es verdad que las mujeres de todos los colores se enfrentan a unas expectativas sexuales, pero el permanente estereotipo de que las mujeres negras en particular son hipersexuales añade otra área de estrés. El aferrarnos a ideas de sexualidad regresivas es lo que se espera de muchas de nosotras -no disfrutar del sexo, olvidarnos de que bajen- para probar que no somos las frescas que los estereotipos dicen que somos, y para mantenernos seguras de gente que piensa que nuestras características físicas o nuestra mera existencia son una invitación. ¿Y si una mujer negra dice “que le den” a esas ideas y hace lo que quiere? Entonces se está saboteando a sí misma y decepcionando a una raza entera  solo por confirmar esas suposiciones.

“Hoy en día la representación sexual de la mujer negra se ve usualmente como ‘demasiado’, algo que deber ser prevenido en lugar de expandirlo, pero como mujeres negras sentimos lo contrario” dice Miller-Young “Hemos sentido que nuestra sexualidad ha sido limitada de alguna forma, que necesitamos explorarla más para ampliar esta representación y promover una imagen real de una mujer negra con vida sexual activa”

Es refrescante el hecho de que en ShondaLand, Olivia Pope no sea la única jefa de Beltway, si no que consigue meter en su cama a una variedad de tiarrones  de los búnkers de B613 a los escritorios del West Wing. Pero, predeciblemente, Pope es normalmente criticada, no solo como Jezebel, si no que según el autor y la personalidad mediática Tariq Nasheed como una “puta de cama negra” es decir, una Jezebel dispuesta a rendirse ante el poderoso hombre blanco. En fin…

Y cuando las famosas se unen a la causa – cuando Rihanna menea la pelvis, cuando Nicki presume de culo o cuando Beyoncé canta “Driver, roll up the partition please” – es un acto radical precisamente por como la sociedad ve el sexo y a las negras y como se les pide limitarse como respuesta. Estas tres artistas son parte de una tradición de performers que reclaman su sexualidad y son castigadas por ello, desde Bessie Smith a Tina Turner o Janet Jackson.

La revolución no está pasando únicamente en el entretenimiento. Tengo esperanzas al oír sobre la vida diaria de mujeres negras como Ashley, 3o años, que está enfrentándose a sus creencias desfasadas y buscando maneras sanas de entender la sexualidad. Criada en una familia de mujeres de Indianapolis, Ashley aprendió de su madre, su abuela, sus tías y su iglesia que el sexo no era algo que una mujer negra pudiera disfrutar activamente. Juzgó a las amigas que se quedaron embarazadas a pesar de asistir a clases de educación sexual en las que promovían la abstinencia por “atrasar los avances de la raza”

Ashley tuvo sexo por primera vez a los 18, en una experiencia que denomina como horrible. “Yo estaba como ¿Enserio esto es la gran cosa de la que todo el mundo habla y por la que voy a ir al infierno?” Finalmente tuvo su primer orgasmo a los 25 y se dio cuenta de que para tener otro debería entender su cuerpo de una manera a la que nunca había sido animada. De esta forma, al final de sus 20, tomó el control de su propia sexualidad y empezó a abrazarla. Su mejor amiga incluso le compró un vibrador – una mejora de la que su madre se negó a oír hablar- “Tuve que empezar a estudiarme a mi misma” dice “Es un proceso constante, especialmente si no aprendes cuando eres más joven”

Cruzo los dedos para que las mujeres negras sigan avanzando hacia la liberación sexual, por ellas mismas y por sus hermanas. Ayudando a pavimentar el camino está Twanna A.Hines, una educadora sexual de Silver Spring, Maryland, que encabeza programas educativos y aboga por que las mujeres busquen vidas sexuales sanas y que las llenen. “Los estereotipos como el de Jezebel reducen e invisibilizan nuestra humanidad” Su consejo para las mujeres negras (y todas las mujeres, en realidad) es “Ámate”

Ese es un lugar maravilloso para empezar.

La verdad para las mujeres negras es que somos las únicas en las que confiar en tanto a reclamar nuestra sexualidad de la historia, del hip-hop, y las esquinas más oscuras de Tumblr. No podemos deshacernos de la antiquísima idea de que estamos hipersexualizadas, ni siquiera tratamos de convencera a Drake de dejar de meterse con sus antiguos ligues por “wearing less and goin’ out more” En una cultura que encuentra tanto que odiar de las mujeres negras y tanto que criticar del resto de mujeres, si queremos libertad para expresar nuestra sexualidad y disfrutar de vida sexual sana tenemos que tomarlo por nuestra propia mano. Amarnos a nosotras mismas lo suficiente como para creer que merecemos sexo genial bajo nuestras condiciones es una forma de iniciar una revolución necesaria.

Tamara Winfrey Harris es la autora de The Sisters Are Alright: Changing the Broken Narrative of Black Women in America.

This article was originally published as What We Get Wrong About Black Women’s Sexuality in the March  2016 issue of Cosmopolitan