La fina línea entre la moda y lo ofensivo II

Y la historia, eso hace, se repite. Cuando Bo Derek llevó conrows en la icónica película 1 0 (1979), el peinado se convirtió entre las personas blancas en las trenzas de Bo.

bo-derek1
Bo Derek en la película 10.

De acuerdo con La enciclopedia del pelo: Una historia Cultura de Victoria Sherrow, se habían convertido estas trenzas en una tendencia para la cual  los salones de belleza tenían que contratar a profesionales que estuvieran a la altura de realizar correctamente las conrows. “Cuando la gente decía que Derek las hacía bien, nos quedamos como ¿PERDONA?  Eso dolió” Explica Davis.

Al contrario de lo que la gente asume, el racismo no solo se basa en el color de la piel, muchas veces se expresa mediante microrracismos relativos al pelo (especialmente en las texturas de este). Puede que nadie lo entienda mejor que Diane Bailey, marca embajadora del Shea Moisture que solicitó éxitosamente hacer de Nueva York uno de los primeros estados en dar licencias específicas para cabellos naturales y trenzas en los años noventa.

“La legitimidad del cabello natural va más allá de la entrega de licencias” mencionó Diane. “Es parte de una expresión cultural para africanos y afroamericanos” Incluso llamarlo trenzas, muestra el racismo existente en la historia de la belleza. “Ves la trenza francesa o la trenza holandesa” dice riéndose “Um, ¡no veo a los franceses con su pelo trenzado de esa manera! No veo a mujeres holandesas por ahí llevando esas trenzas de raíz. Son trenzas invertidas, o de cuatro mechones, pero para venderlas mejor, le dan una etiqueta europea. Si tuvieran una etiqueta africana disminuiría su popularidad y eso sería irrespetuoso.”

blogger-image-712204831
Foto extraída de la red

Otra etiqueta dañina es lo mencionado como nuevo, como brillante. Cuando nos estamos refiriendo a un peinado centenario como algo nuevo, estamos ignorando y negando la carga histórica que conlleva, descartando efectivamente a toda una comunidad que debería ser capaz de reclamar su propiedad en esta pieza social. Además, es un grupo que ya ha sido excluido con anterioridad a la hora de aportar en el paisaje de lo que se entiende como belleza; un grupo obligado a salir a la pasarela modificando el estado natural de su pelo para encajar. “La corriente principal tiene que entender que estábamos en desventaja. No se puede actuar ahora como si nuestros peinados hubiesen estado siempre bienvenidos” dice Davis.

“Finalmente contamos con estos movimientos sociales y blogs –voces que no se habían escuchado anteriormente. Y están sirviendo y atrayendo a la realidad” añade. Las redes sociales son una plataforma para la gente que discutía abierta y democráticamente acerca de cómo se sentían. Esperamos que este renacimiento de la conciencia nos haga un poco más inteligentes acerca de qué decimos, qué publicamos y a quién le afecta tal información. Para todos los nuevos defensores de las interesantes prácticas del trenzado, Jackson dice “Has de recordar que tienes el lujo de no preocuparte de llevar algo de blancos o de negros. Porque eres blanco” Incluso si piensas que tienes daltónismo racial, no pasa nada pues todo el mundo lo tiene.

Sin embargo, eso no significa que las cornrows sean únicamente para mujeres negras. “El problema viene cuando Cara Delevigne se las hace –es la lente sobre la que ver a través” explica Yursik. “No tengo ningún problema con que las mujeres blancas lleven cornrows, el problema llega cuando los medios de comunicación aparecen.” Añade.

“La moda y el cabello se integran, ambos factores son inspirados de manera mutua mediante su arte. Y cuando te sientes inspirado esto debe tenerse en cuenta” dice Bailey. Yursik, de AfroBella, señala que no sabe cómo debemos darle tal crédito (¿Qué se supone que debes hacer ¿Llevar una camiseta?) En otras palabras, no hay que sorprenderse si tu peluquero relaciona estos factores, hay un dolor que tiene que sanar, un proceso de deconstrucción que necesita tiempo.

“Lo que estás oyendo son generaciones dolidas” dice Davis “y, para continuar adelante, estas generaciones tienen que ser escuchadas, debemos superarlo, comprenderlo y luego, dejarlo ir”

“Tu privilegio tiene que ser exteriorizado pasando el proceso de compartir también tu incomodidad” añade “y si algunas personas se sienten incómodas porque lleves trenzas, simplemente ponte en la piel de todas esas chicas negras”

Traducción de http://www.refinery29.com/cornrows-cultural-appropriation

Anuncios

La fina línea entre la moda y lo ofensivo I

¿Quién no ha buscado inspiración para el pelo por internet? Fotos de pasarelas de moda, celebridades en la alfombra roja, Instagram; estos son solo algunos de los lugares de donde se pueden sacar ideas. Con el tiempo, una de estas ideas ha sido las cornrows. Kendall Jenner las lleva de manera infame. También lo hizo Cara Delevingne, en Elle Style Awards y Met Gala. Jessica Alba y Natalie Dormer también trataron de probar este estilo. Nosotras incluso hemos cubierto nuestras cornrows cuando esas triunfaron en las pasarelas a principio de año.

Por lo que, las cornrows son oficialmente una moda para las mujeres jóvenes blancas pero, el problema es que este hecho no es unicamente una copia de un peinado. Sino que existe un contexto histórico y un significado -normalmente político- y eso es lo bonito. El pelo tiene el añadido del significado cultural, lo cual lo convierte en algo colosalmente diferente. “Nosotras llevamos todas estas cosas en nuestro pelo… Es un depósito de nuestra historia, la historia de nuestros héroes, la historia de nuestra felicidad…es como nos identificamos.” Dice Michaela Angela Davis, imagina, una imagen del activismo y una de las editoras fundadoras de la ahora extinta revista Vibe.

6a010534ca6f00970b014e86239bf1970d-320wi
Cicely Tyson

Las cornrows nacieron en Africa y en el Caribe –su nombre indica agricultura, plantación y trabajo.En Trinidad, nosotras las llamamos Cane rows” porque los esclavos plantaban allí sugar cane (cañas de azúcar)” dice Patrice Grell Yursik, autora del blog AfroBella. Son una parte intrínseca de la tradicción negra para ambos: hombres y mujeres, como señala Davis, “son parte de nuestro vocabulario cultural y artístico

Cuando esta cultura es imitada por celebridades, personas que influyen o industrias de la moda; hay muchas posibilidades de ser ninguneado. Cuando salió la imagen de Kendall Jenner, hubo un tweet que decía haber llevado “las trenzas de negritas a otro nivel”. A este tweet hubo una reacción inmediata  por parte de la comunidad negra. La mayoría de personas que lo comentaron publicamente, fueron mujeres negras que recalcaron que la celebridad no llevaba nada de otro mundo.

Parece que las cornrows más populares del mundo les pertenecen a  las mujeres blancas, anulando así la historia.A veces los editores ven algo en una persona popular y dicen que es nuevo, fresco, guay” dice India Jewel Jackson, editora de Hearst Publications. Pero cuando nosotros lo hacíamos, éramos guetto Ahora que una chica rubia lo hace, es fresco

33eb1a2baa497bc61ca95a45056340cd.jpg
Cara Delevingne

LA Times fue explícito al mencionar que las trenzas son más atractivas cuando son menos negras cuando publicaron una foto de Ms.Delevingne junto a una cita escrita por un estilista reconocido diciendo “Las cornrows se están alejando de lo urbano, el hip-hop para convertirse en algo elegante e impactante

Todos estos detalles suponen un serio problema: “Se llama Colonismo” explica Yursik, haciendo referencia a ese gran explorador que descubrió América, tierras que ya estaban allí, habitadas, durante siglos. “Es como decir que algo es nuevo o tuyo sin dar el reparto equitativo a la fuente original

Traducción de http://www.refinery29.com/cornrows-cultural-appropriation