Us, black women.

Us, black women.

Us, black women, escrito por Natasha T. Miller es un poema sobre la importancia del feminismo negro y la interseccionalidad. Miller conceptualiza la raza, la clase y el género como sistemas de opresión interconectados mostrando las relaciones de dominación que existen dentro de las experiencias de las mujeres negras.

Rihanna está haciendo música con Chris Brown, otra vez, y mi abuela sigue cuidando de mi.

Nosotras, las mujeres negras, como muestras, en un supermercado, expuestas para que nos toqueteen pero nunca paguen lo que valemos.

Nosotras, las mujeres negras, con vaginas que siguen oliendo a niños mestizos no deseados, a sangre y a 400 años de entradas forzosas.

Y este negro te pregunta “¿Puedo darte?” como si no te hubieran machacado ya

Outkast va a juicio con Rosa Parks, Ludacris hace una canción insultando a Oprah, y habitaciones llenas de hombres negros estirados dicen “Diablos, no sabemos lo que pasó en ese coche, igual Rihanna le dio a Chris Brown una razón para golpearla”

Lo pillo, no tienes hermanas pequeñas, y debe de haber metralla en tu espalda para reemplazar la columna que una vez te hizo un hombre.

Mira, no estoy cabreada contigo por tu opinión, solo deseo que nunca seamos dos pop stars solos en un coche y te cabrees conmigo por la mía.

Sigo oyendo los llantos de todos los bebés que tuvieron que ser abandonados por sus propias madres. Tengo la lengua de Harriet Tubman, aún puedo saborear la sangre de todas las heridas que ella lamió para que lleguemos a donde estamos.

Y constantemente tratamos de volver aquí.

Pero dices que a ella no le gusta su propia gente porque construyó una escuela en África, hermano, debes de haber olvidado tus raíces ¿Acaso crees que solo existimos aquí?

Nunca te he visto dejando ni un centavo en una gasolinera, no te podrías ni imaginar el dolor de criar a un Pantera Negra únicamente para escuchar a tu propio hijo llamándoos putas y guarras en la radio. No eres Afeni Shakur.

Tu mandíbula no podría llevar a Miles Davis a la boca de Cicely Tyson y cuestionas la caridad de una mujer negra mientras este tipo pregunta “¿Puedo darte?” como si no  te hubieran machacado ya.

Hemos estado a cargo del mundo desde que empezó, pero aún no hemos recibido ni un solo día libre. No hay días festivos dedicados a nosotras, tan solo un puñado de poemas que se usan para desvestir todo menos nuestras mentes. Millones de canciones que suenan para hacernos sentir que hemos nacido para ser llamadas de todo excepto nuestros nombres. Y cementerios, en forma de vídeos, enterrando nuestra imagen entre cadena y cadena.

Tenemos a una Michelle cada 44 años, una adolescente afroamericana embarazada cada 44 minutos y Lil’ Wayne dice que quiere follarse a todas las tías del mundo. Sarah Goodes contribuye en la invención de las camas, Trey Songz dice que vamos a pensar que él ha inventado el sexo. ¡Qué desconectados estamos! Aún colgando del mismo cordón umbilical del que cuelgas tú.

Dejad de preguntar si podéis meterla, llevad flores a vuestra madre porque sí, dejad de poner excusas para ponernos las manos encima.

Dejad de ponernos las manos encima.

Dejad de pasar de nosotras.

Dejad de pasar por encima de nosotras.

Dejad de tratarnos como muestras de supermercado.

No nos toquéis si no tenéis planes de construir esta casa.

Anuncios

“Esconde tu manteca de karité” (Hide Your Shea Butter)

Hide your Shea Butter

crisaa_%e7%9c%8b%e5%9b%be%e7%8e%8b

¡Atención mujeres negras!

He dicho ¡Atención todas las mujeres negras!

¡Estamos entrando en un estado de emergencia!

Kylie Jenner ha estado colándose en la parte de atrás de tus reuniones de BSU*

e importando tu playlist de fiestas mientras estabas en la ducha

y mirando tu historial de Youtube cuando ibas a dormir.

Kylie Jenner se está convirtiendo en una chica negra delante de nuestra narices.

Ha estado tomando apuntes, se ha hecho una chuleta y la está compartiendo con sus mejores amigas.

¡Es hora de defendernos, se acabó el compartir nuestros secretos!

Cuando invites a tus amigues blanques, esconde tu manteca de karité,

esconde tu aceite de coco,

esconde tu crema de peinado,

deja que se les caigan esas rastas blancas.

¡No me importa lo maravilloso que esté tu pelo sin twists!

¡No te atrevas a quitártelo delante de una  blanca!

No es que no confiemos en las blancas,

es que Rachel Dolezal ha robado 14 años negros y todavía los tenemos que recuperar.

¿Sabéis cuántos años blancos son? ¡Esta zorra debería tener 87!

Pero nunca más ¡Ningún blanco debe prosperar a mi costa!

Nada de trucos, se acabaron los tutoriales de pelo, debemos mantener nuestros secretos bajo llave,

-A partir de ahora todo se subirá a vuestra cuenta de dropbox.

-La contraseña es…

-SHHHH ¡Nos observan!

-Recibiréis un e-mail.

Cuando te pregunten quien te ha hecho las trenzas crochet,

di “los ancestros”,

ver “Straight Outta Compton” no les hace estar directamente fuera de Compton.

Ni si quiera si su papi escucha NWA, ni si su madre se ha follado a Ice Cube.

¡Dejad de animar intentos mediocres de negritud!

Si el twerk de Becky se parece más a un crujido, si el milly rock de Andrew no mola ¡Hacedselo saber!

No conseguirán hacerse un sitio en nuestra mesa.

No es solo que toméis lo que nosotres creamos, es que siempre pierde el sentido.

Digo bantu knots y me dais mini buns,

digo cornrows y me dais boxer braids,

digo hip-hop y me dais a Macklemore,

digo “nae-nae” me dais a Hillary Clinton en Ellen,

¡Digo “nigga” decís “nigga“!

Esto nunca ha sido una conversación.

Ha sido como un teléfono escacharrado.

Esto ha sido vosotros escuchando a hurtadillas tras la cerradura de la función,

esto ha sido vosotros cortando mi micro y cantando una canción que he escrito.

No es que no confiemos en la gente blanca,

es que vosotros pensáis que mi negritud

os queda mejor a vosotros.

Es que creéis acostaros con un negro os hace negros,

es que tenéis a bebés negros que crecen para convertirse

en las mujeres negras a las que atormentáis.

Vosotres gente blanca,

me habéis llamado racista más veces

de las que habéis llamado a Darren Wilson asesino.

¡Se acabó!

Vamos a recuperar nuestra cultura,

vamos a recoger nuestra mierda y a largarnos.

Vamos a dejar que los blancos sean creativos por su maldita cuenta.

Crystal Valentine & Aaliyah Jihad  

BSU: Black Students Union